From (WW) Wings of Desire

From (WW) Wings of Desire

Isn’t life under the sun just a dream?

From (WW) Wings of Desire 

Song of Childhood
By Peter Handke

When the child was a child
It walked with its arms swinging,
wanted the brook to be a river,
the river to be a torrent,
and this puddle to be the sea.

When the child was a child,
it didn’t know that it was a child,
everything was soulful,
and all souls were one.

When the child was a child,
it had no opinion about anything,
had no habits,
it often sat cross-legged,
took off running,
had a cowlick in its hair,
and made no faces when photographed.

When the child was a child,
It was the time for these questions:
Why am I me, and why not you?
Why am I here, and why not there?
When did time begin, and where does space end?
Is life under the sun not just a dream?
Is what I see and hear and smell
not just an illusion of a world before the world?
Given the facts of evil and people.
does evil really exist?
How can it be that I, who I am,
didn’t exist before I came to be,
and that, someday, I, who I am,
will no longer be who I am?

When the child was a child,
It choked on spinach, on peas, on rice pudding,
and on steamed cauliflower,
and eats all of those now, and not just because it has to.

When the child was a child,
it awoke once in a strange bed,
and now does so again and again.
Many people, then, seemed beautiful,
and now only a few do, by sheer luck.

It had visualized a clear image of Paradise,
and now can at most guess,
could not conceive of nothingness,
and shudders today at the thought.

When the child was a child,
It played with enthusiasm,
and, now, has just as much excitement as then,
but only when it concerns its work.

When the child was a child,
It was enough for it to eat an apple, … bread,
And so it is even now.

When the child was a child,
Berries filled its hand as only berries do,
and do even now,
Fresh walnuts made its tongue raw,
and do even now,
it had, on every mountaintop,
the longing for a higher mountain yet,
and in every city,
the longing for an even greater city,
and that is still so,
It reached for cherries in topmost branches of trees
with an elation it still has today,
has a shyness in front of strangers,
and has that even now.
It awaited the first snow,
And waits that way even now.

When the child was a child,
It threw a stick like a lance against a tree,
And it quivers there still today.

Degas; La Clase de Danza (1834-1917)
Solo un verdadero maestro puede contarnos sobre Degas con tanta emoción como la que le produce su propio oficio.
Gracias a Gabriel Pabón por este extraordinario texto de su libro compendio, "El Maestro en Cuentos"  que les comparto a continuación.  Ed. Letra Escarlata, Serie Antologías. (1998)
"En el cuadro de Degas, el anciano apoya gravemente su vida sobre un bastón; las alumnas apenas quieren rozar la tierra con la punta de sus pies. Se pudiera decir que él no camina: reposa. Las alumnas no caminan: danzan. La blancura que exhibe el anciano es producto de la experiencia: las canas. La blancura que exhiben las alumnas es producto de la inexperiencia: el candor. El holgado vestido del anciano cae en pliegues profundos, como arrugas. El tul de las alumnas se levanta vaporoso e indefinido como sus pasos de principiantes. Como Edipo, el anciano ya pleno de sabiduría, tiene tres pies y una vista gastada; como Ícaro, las alumnas quisieran poseer el viejo sueño: remontar laberintos, elevarse, levitar. El anciano es una mirada inmóvil y escrutadora: un esfinge  en el momento supremo del examen. Las alumnas son el movimiento, el desfile en busca de un gesto aprobatorio que les prolongue la ilusión. Todo es contraste.
Todo es contraste y, sin embargo, si de algo necesita el grupo de alumnas es precisamente del profesor. Su bastón no apunta hacia arriba como señal de amenaza y castigo, sino que se re-signa hacia abajo, como símbolo de experiencia y apoyo.  El grupo se mueve alrededor del profesor…en espera de su mirada y de su palabra.
Tal vez en una pausa el profesor interrumpa el precepto y rememore otros grupos, otras horas, otras danzas. Las alumnas darán tregua a sus cuerpos y rivalidades, y en un círculo, sentadas y expectantes, rodearán al maestro quien, entonces, ya no será más la mirada escrutadora sino un discurrir narrativo, apacible como los remansos de un río cordial y profundo. Tal vez recuerde que alguna vez fue un alumno aguzado por la impaciencia, pero al mismo tiempo frenado por la impericia. Tal vez quiera contar historías de otros maestros, de otros discípulos.
Si el anciano maestro quisiera contar su existencia, su vida sería un cuento…”
                                            Gabriel Pabón Villamizar

Estoy de acuerdo con cierto amigo cuando dice que uno sólo debería llamar maestro a los que tienen el pelo blanco y despelucado.

Degas; La Clase de Danza (1834-1917)

Solo un verdadero maestro puede contarnos sobre Degas con tanta emoción como la que le produce su propio oficio.

Gracias a Gabriel Pabón por este extraordinario texto de su libro compendio, "El Maestro en Cuentos"  que les comparto a continuación.  Ed. Letra Escarlata, Serie Antologías. (1998)

"En el cuadro de Degas, el anciano apoya gravemente su vida sobre un bastón; las alumnas apenas quieren rozar la tierra con la punta de sus pies. Se pudiera decir que él no camina: reposa. Las alumnas no caminan: danzan. La blancura que exhibe el anciano es producto de la experiencia: las canas. La blancura que exhiben las alumnas es producto de la inexperiencia: el candor. El holgado vestido del anciano cae en pliegues profundos, como arrugas. El tul de las alumnas se levanta vaporoso e indefinido como sus pasos de principiantes. Como Edipo, el anciano ya pleno de sabiduría, tiene tres pies y una vista gastada; como Ícaro, las alumnas quisieran poseer el viejo sueño: remontar laberintos, elevarse, levitar. El anciano es una mirada inmóvil y escrutadora: un esfinge  en el momento supremo del examen. Las alumnas son el movimiento, el desfile en busca de un gesto aprobatorio que les prolongue la ilusión. Todo es contraste.

Todo es contraste y, sin embargo, si de algo necesita el grupo de alumnas es precisamente del profesor. Su bastón no apunta hacia arriba como señal de amenaza y castigo, sino que se re-signa hacia abajo, como símbolo de experiencia y apoyo.  El grupo se mueve alrededor del profesor…en espera de su mirada y de su palabra.

Tal vez en una pausa el profesor interrumpa el precepto y rememore otros grupos, otras horas, otras danzas. Las alumnas darán tregua a sus cuerpos y rivalidades, y en un círculo, sentadas y expectantes, rodearán al maestro quien, entonces, ya no será más la mirada escrutadora sino un discurrir narrativo, apacible como los remansos de un río cordial y profundo. Tal vez recuerde que alguna vez fue un alumno aguzado por la impaciencia, pero al mismo tiempo frenado por la impericia. Tal vez quiera contar historías de otros maestros, de otros discípulos.

Si el anciano maestro quisiera contar su existencia, su vida sería un cuento…”

                                            Gabriel Pabón Villamizar

Estoy de acuerdo con cierto amigo cuando dice que uno sólo debería llamar maestro a los que tienen el pelo blanco y despelucado.

Free Will: Now You Have It, Now You Don’t

Experiments suggest that the conscious choice is an illusion, but some philosophers and physicists choose to disagree.

Yo propongo: reconocer la ilusión de la autodeterminación y el libre albedrío.

The illusion of “self determination” As Frank Said, “Try, try, try to separate them, it’s an illusion”

dglsplsblg:

thepoliticalfreakshow:

You aren’t able to choose anything. Most of it’s owned by a small number of corporations.

this just means you have to go the extra steps of questioning everything and seeking answers to those questions on your own.

(Source: thinksquad)

kimjongunlookingatthings:

looking at accordions

Still looking at things

kimjongunlookingatthings:

looking at accordions

Still looking at things

No es el joven Álvaro Uribe

No es el joven Álvaro Uribe

(Source: theabsolution)

La más reciente restauración de Doña Cecilia Jmz en conmemoración del día internacional de la mujer. #Inguyswetrust!

La más reciente restauración de Doña Cecilia Jmz en conmemoración del día internacional de la mujer. #Inguyswetrust!